¿Puedo negociar mi deuda con el Ayuntamiento?

Al igual que una empresa, cuando tiene problemas de solvencia, negocia con sus proveedores y acreedores, cualquier ciudadano puede negociar la deuda con el Ayuntamiento.

La deuda que puede generar cualquier ciudadano es debida a sus obligaciones tributarias: IBI, IVTM, IIVTNU, IAE, ICIO, etc.

Hay que diferenciar las fases de pago de los distintos tributos, existe el plazo voluntario para hacer frente a los tributos, y una vez termina y el pago no se ha hecho efectivo, comienza un nuevo procedimiento administrativo, la vía ejecutiva para el cobro de la deuda, en el que se incluye, además, el pago de otros importes en concepto de recargo de apremio, intereses de demora y costas del procedimiento.

Durante el periodo ejecutivo se puede negociar el pago de las cantidades pendientes, distinguiendo entre partes aplazables y no aplazables. La mejor solución es acudir al Ayuntamiento para negociar o informarse, con el responsable del expediente de apremio, de las opciones que hay para realizar el pago de la parte no aplazable.

En caso de hacer caso omiso de todas las notificaciones, el ayuntamiento puede llegar a realizar el embargo de patrimonio para hacer efectivo el cobro de las cantidades pendientes.