¿Por qué me ha subido tanto el recibo del IBI?

El IBI (Impuesto Bienes Inmuebles) es el impuesto municipal estrella, se aplica por los Ayuntamientos a los propietarios de los bienes inmuebles que se encuentren dentro de su término Municipal. Es un impuesto estatal gestionado y cobrado por los ayuntamientos, así que existen múltiples variaciones en cuanto a la cantidad a pagar, fechas de pago, y métodos de fraccionamiento, según el Municipio en que nos encontremos.

El Impuesto se calcula en base al valor catastral del inmueble al que se le aplica un gravamen impuesto por el Ayuntamiento en base a unos límites marcados por el Estado.

Antes de entender la subida del IBI, debemos conocer cómo se calcula el valor catastral. Éste se calcula en base a la localización del inmueble, el coste de ejecución, materiales, gastos de producción, valores del mercado, entre otros factores. Si se realizó una revisión durante los años de bonanza, el valor catastral será elevado para los precios del suelo actuales, ya que los precios han bajado un 30% de promedio.

La subida del importe del IBI es debida a la última revisión catastral y al aumento de los tipos impositivos o gravámenes de los ayuntamientos. Con la burbuja inmobiliaria el valor de los inmuebles subió y posteriormente lo hicieron las valoraciones catastrales. Sin embargo ahora el precio de los inmuebles está bajando, mientras que el valor catastral no lo hace al mismo ritmo.

Algunos Ayuntamientos han reducido su gravamen al mínimo estipulado por el estado para no elevar en exceso el importe del IBI a sus ciudadanos, otros Ayuntamientos ofrecen bonificaciones en el impuesto para familias en proceso de desahucio, o si todos sus miembros son desempleados de larga duración.